¿Cómo actuaban los “guerreros secretos” de Churchill?

Una de las historias poco conocidas pero increíble sobre la Segunda Guerra Mundial, son los llamados “guerrero” de Churchill. Un grupo sanguinario que actuaba, sembrando siempre el terror en el frente enemigo. Realizaban operaciones secretas, por las que velaba Winston Churchill en los países neutrales.

15

Fue un cuerpo de élite oculto cuyas hazañas fueron conocidas, porque traspasaban las reglas de combate, asesinando al enemigo con acciones sangrientas para crear temor entre las tropas nazis. Se encontraban al mando de la oficina secreta denominada Dirección de Operaciones Especiales, un mal necesario según Churchill. Su objetivo era infundir miedo, pero también formar milicias en los países que había ocupado Adolf Hitler. Actuaban con sus siglas en inglés SOE, desempeñado inclusive misiones suicidas, cuestionadas por los miembros internos de los ejércitos.

0011753785

Con hombres infiltrados entre las filas alemanas como Andy Lassen, conocido por su frialdad y efectividad, daba pavor con solo conocer sus órdenes. Coordinaban sus acciones con los frentes locales y las represalias de los nazis fueron terribles, así como los castigos a los rehenes civiles, con ejecuciones de hasta 100 personas inocentes. Estas resistencias mantenían el espíritu de los pueblos, que eran tomados despiadadamente por Hitler.

images

Sin control alguno la SSRF como se la conocía a esta organización oficialmente, se creó en 1940 y estaban entrenados para efectuar tácticas arriesgadas, que fueron respaldadas por el bando británico. En el caso del oficial Lassen, fue conocido por no respetar las normas oficiales del ejército y actuar agresivamente de forma siempre muy sanguinaria. Todo esto llevó a una lucha interna en el ejército y Churchill, porque no concedían licencia a este grupo mercenario. Tenían entre sus armas preferidas la flecha y el arco, eran conocidos por infiltrarse entre las filas enemigas, llevando a cabo operaciones inmorales y explosivas. Reconocido también por sus armas particulares, Lassen solicitó que se le permitiera armarse con arco y flecha, pero no se le concedió su petición. La razón era que estas armas se consideraban inhumanas, pero se le permitía en cambio usar lanzallamas y ametralladoras. Llamado el Robín Hood mercenario, tenía también la estrategia de embriagar a los enemigos y actuar de manera sorpresiva contra las embarcaciones.

winston-churchill

Alentados por Churchill llegaron a la ciudad de Atenas con Lassen al frente, teniendo que soportar los atenienses enfrentamientos entre comunistas, promonárquicas y nacionalistas, entre otros. Los armamentos habían sido cedidos por el danés Lassen, quien creó una zona de conflicto que necesitó de la intervención de todas las partes en la Navidad de 1944, para solucionar la lucha entre nacionalistas y comunistas. Llevaron a cabo varias operaciones con distintos objetivos, como por ejemplo capturar barcos italianos o alemanes, aprovechándose de momentos de esparcimientos o de las tropas borrachas. Así conseguían remolcar las embarcaciones, con actos típicos de la piratería y violando la neutralidad en muchas ocasiones de los países. Actuaciones fuera de lo normal en las luchas armadas de la época, que fueron de gran utilidad a los comandos británicos. Ante los hechos Winston Churchill, se mostraba muy conforme, porque la SSRF conseguía sus objetivos y no dejaba ninguna prueba de que estuvieran involucrados los británicos.

Churchill_1

Fiestas y mucho alcohol, pero la mayor efectividad en la repuesta de los guerreros de Churchill, que se mostraban bastante desorganizados y que eran un grupo muy indisciplinado. Ejemplo de ello, fueron sus festejos después de la liberación de Atenas, cuando la SSRF en medio de flores y algarabía, se lanzó a las calles como los grandes salvadores a disfrutar del triunfo. Así queda demostrado, que Lassen fue imprescindible en este grupo secreto, sin duda un líder respetado y adorado, que llevaba a cabo las más temibles órdenes.

sdsds

Como describen algunos historiadores, fueron “combatientes disidentes, una especie de cruce entre unos merodeadores vikingos y James Bond”. Lograban exasperar a los soldados nazis, atacar directamente a los enemigos, infiltrarse sin problema entre las tropas y sorprender como nadie. Entre las descripciones que mejor se acercan a estos guerreros de Churchill, una frase los define en sus actuaciones: “vienen como los gatos y desaparecen como fantasmas”.

churchill

Opina

*