¿Dónde descansa Alejandro Magno?

La ubicación exacta de la tumba de Alejandro Magno, continúa en la actualidad siendo un gran enigma. Se la sitúa en la ciudad de Alejandría en Egipto, pero al no haber sido descubierta, sigue siendo objeto de investigación de los arqueólogos y también de historiadores de todo el mundo.

31

Para conocer los datos sobre esta tumba hay que retroceder al siglo IV d.C., cuando se perdió el rastro sobre el sitio exacto de su ubicación, por la destrucción de los lugares paganos. Esto ocurrió en Alejandría en el momento que la religión católica, fue oficialmente el credo de Egipto. Este suceso motivo la curiosidad de los arqueólogos, que organizaron innumerables expediciones para localizar la tumba de uno de los personajes más relevantes de la historia. El rey Alejandro Magno fue el conquistador del mayor imperio de la epoca, extendió sus conquistas desde Grecia hasta la India. Sus grandes hazañas y las leyendas sobre su vida, han inspirado multitud de libros y películas.

alejandro-magno-alexander-portada

Según cuenta la historia el gran Alejandro Magno, murió en el año 323 a. C. cuando tenía 33 años. Su mausoleo tuvo que esperar, porque los cuatro gobernantes que lo sucedieron no estaban de acuerdo sobre el lugar, ni la celebración del funeral. El gran conquistador y rey de Macedonia, fue embalsamado y a partir de entonces las teorías han sido diversas, envolviendo en misterio la historia de su tumba y de su monumento denominado el Soma. Sobre su momificación se conoce que fue realizada en Babilonia y enviado luego hacia Macedonia, pero fue interceptado en el viaje por quien fue su general Ptolomeo, que lo llevó a Egipto, como símbolo de legitimación.

troya

El general depositó el cuerpo en Menfis, para dedicarse a construir un lugar digno de Alejandro Magno, motivo que aumentaría el interés de la capital por la presencia de sus restos. Esto haría posible la búsqueda pero la falta de certezas, no admite especulaciones sobre el sitio, ni la exactitud del mismo. También se habla de una tumba al norte de Soma, cerca de los palacios reales y se piensa que existió una segunda en Alejandría. Lo cierto es que no se han encontrado ninguna de las dos, ni tampoco rastros que pudieran indicar su existencia, quedándose solamente en meras especulaciones. Los más grandes personajes de la época no dejaron de visitar la tumba del conquistador, entre los años 300 y 400 antes de Cristo. Esto está confirmado, porque al colocar la corona de oro Augusto sobre la momia, accidentalmente rompió la nariz de Alejandro Magno. Otro dato que indica su existencia es que Cleopatra, despojó su cadáver de los ornamentos para beneficiar a su tropa, después de la derrota. Otros personajes de la historia que dan fe de su existencia, porque pudieron visitar el sitio en el que descansaba, fueron Caracalla, Calígula, Septimio Severo y otros.

alexander3_1024

Una cripta que fue muy codiciada y sobre la cual el arqueólogo Ahmed Abdel Fatah, comenta: “Hasta la época romana, su cuerpo aún reposaba en una tumba situada en el cementerio de la realeza Ptolomea, en un sarcófago de cristal, en el que fue puesto por el rey Ptolomeo XI después de robar el ataúd de oro para poder pagar los salarios a sus soldados”. Se han encontrado manuscritos en los cuales Alejandro Magno, habría solicitado ser enterrado junto al dios faraónico Amon en su templo, que se encontraba en el oasis de Siwa, cerca de la frontera libia.

alexandergaugamela_650

Los historiadores adoptan diversas posturas sobre su ubicación, incluso que podía encontrarse en los subterráneos de la mezquita de Daniel y hasta se pensaba que podría estar en el subsuelo de los principales edificios de la ciudad. Sobre esto concluye Fatah: “No podemos demoler esas construcciones para realizar excavaciones. Deberemos esperar a que alguna de ellas se desplome”. El que podría ser el Sarcófago de Alejandro Magno está situado en el Museo Arqueológico de Estambul, descubierto en 1887 en la necrópolis real de Sidón, actualmente Líbano, considerado como su sarcófago por mucho tiempo. Se supone que perteneció a Abdalónimo, rey de Sidón por orden de Alejandro, junto a sus compañeros cazando y luchando.

519116alejandro magno

Los anuncios sobre su hallazgo se han producido en todas las épocas, pero los equipos investigadores y grupos de arqueólogos, no han dado pruebas que lo certifiquen. Uno de los casos de mayor misterio, tiene que ver con el anuncio de la experta griega Iliana Sulavetzi, quien decía haber encontrado el mausoleo. El anuncio hizo contrariamente a lo que se pensaba, que el gobierno egipcio revoque el permiso de excavación. Por tal motivo no se conocen más datos, dado que dicha investigación ha sido cancelada. Una búsqueda que se convirtió en leyenda sigue siendo en nuestro tiempo, un gran misterio de la arqueología.

18398349.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx