Enigmas del submarino B-5 en la Guerra Civil

Los misterios que rodean la Guerra Civil española han sido motivo de varios libros, pero la historia del submarino B-5, alberga un gran enigma. El subacuático en el momento de su desaparición, se encontraba en las costas de Málaga (Estepona), con 37 marineros que se piensa, perdieron allí la vida. Incógnitas de toda clase hacen suponer, que pudo haber sido destruido por un hidroavión que se sublevó, otras presunciones aseguran que el mismo capitán lo hundió.

bfae09f7Fue construido en Cartagena después de su aprobación por ley en 1915, junto con otros 6 buques de la “clase B”. Contaba con un gran armamento que lo diferenciaba, entre ellos un cañón Vickers de 76,2 mm, a pesar de su reducido tamaño. Pero no fue hasta 1921, cuando la Marina recibió dichos sumergibles y el B-5 fue asignado para ejercicios y actos de protocolo en la División de Instrucción de Submarinos de Cartagena. En aquellos días reinaba la paz y en 1928 se integraron a la flota española los submarinos “clase C”, que años después formarían parte de la armada naval. Repartidos en dos flotillas, una de ellas disponía de la “clase B” a cargo de un capitán de corbeta.

flotilla-dos--478x270Durante la Guerra Civil el levantamiento también se produjo en el mar en 1936, porque se pretendía llegar desde Marruecos a la Península y tomar el mando del gobierno en Madrid. Conociendo la necesidad de transportar a los militares al interior del país, los franquistas no podían prescindir de las naves y aviones. Incitaron para conseguir sus objetivos a los oficiales de la Marina española, solicitando que no atacarán a las tropas que se dirigían hacia España. Capitanes y oficiales se vieron obligados ante la sublevación a elegir un bando, cuando se inició la Guerra Civil que teñiría de sangre la historia de España. Consta en los escritos realizados por los marinos que: “La madrugada del día 18, la flotilla de los submarinos de Cartagena, recibió órdenes por su conductor reglamentario de salir urgentemente con torpedos a cruzar la costa, entre el cabo de Gata y el estrecho de Gibraltar”. El submarino B-5 fue uno de los primeros en partir.

11.- bLas órdenes eran muy precisas, tenían que comunicar su posición geográfica cada dos horas, pretendían evitar que el capitán desvíe su rumbo posicionándose de parte de los sublevados. Algunos simularon averías para no acatar las medidas de sus superiores. Pero la tensión en el interior del navío hizo sucumbir a los oficiales partidarios de la sublevación, prueba de ello fue el retraso de la ejecución de las órdenes, que procedían del gobierno. Fueron arrestados dos días después los oficiales ante estos hechos y los tripulantes lograron mantener el rumbo en poder de la República.

1ccuatro1El submarino B-5 durante la revuelta estuvo amarrado en Cartagena, debido a una reparación de su casco, un tanto antiguo. Pese a ello sus marineros combatieron con los sublevados que querían tomar esta base. Este sumergible vivió la contienda sin estar operativo y quedó finalmente en poder republicano, enviando un mensaje al gobierno, confirmando que permanecían a sus órdenes. Ante la ausencia de navegantes experimentados, se entregó el mando al capitán de corbeta Carlos Barreda Terry partidario de la sublevación. Estuvo supervisado por un comité político que para tales efectos envió la República y durante tres meses el submarino B-5, patrulló el Estrecho y las costas de Málaga, cuando en octubre dejó de transmitir y reportar su posición. Nunca más se pudo conocer su ubicación, un trágico final sin explicación.

image023Una fuerte teoría se extendió afirmando que un avión de los sublevados, derribó al B-5 en el mar el día 12 de octubre, durante un encuentro casual. Cuando el submarino B-5 se sumergió, ya había sido atacado por los proyectiles, el piloto del hidroavión nacional no aseguró su destrucción, pero lo consideraba probable.
Otra hipótesis describe que Barreda decidió el hundimiento mientras tripulaba, para que no fuese tomado por la oposición. Para confirmarlo aportaron pruebas de cartas a su esposa y aseguran que el B-5 no sufrió daños y regresó a Málaga tres días después. Confirmaría esta conjetura la amenaza de suicidarse y hundir el navío que escucharon sus compañeros, además de la declaración jurada que hizo uno de los oficiales.

flotilla-submarinos-B--644x362Varios especialistas buscan explicaciones intentando poner luz en este hecho misterioso. El secreto permanece en las profundidades marinas y las respuestas inciertas no convencen, porque no existen pruebas firmes y como afirman los investigadores, hasta que no se recuperen sus restos Guerra Civilno se sabrá la causa del supuesto hundimiento.

1clase-c