¿Quién fue el Zar Simeón I de Bulgaria?

Cumpliendo con la petición de nuestros lectores, investigamos sobre el Zar Simeón I. La información recogida se refiere a uno de los últimos hallazgos de varios sellos pertenecientes al Zar Simeón I y su hijo Pedro I. Fueron encontrados en Prevslav por arqueólogos que investigaban la antigua capital de Bulgaria. Un descubrimiento singular, porque  se encontraron en un sitio alejado del palacio y ubicados en la base de un muro de madera.

Seal_of_Simeon_I_of_Bulgaria

Se sabe que este hallazgo perteneció al primer Imperio Búlgaro de finales del siglo IX y principios del siglo X. La noticia sobre este descubrimiento, hace referencia a un sello formado por una cara con la imagen de Jesucristo y otra con la imagen de la Virgen María. Anteriormente, se había encontrado otro sello de su padre el Zar Boris-Mikhail, que fue el primero de Bulgaria pero contienen inscripciones en griego. Las investigaciones del equipo continuarán en miras a nuevos hallazgos en el lugar.

tumblr_mcistdDMoh1rg58puo1_1280

Fue zar del Primer Imperio Búlgaro (925-927), un guerrero reconocido que convirtió su corte en un centro cultural. Ambicionaba ascender al trono del Imperio de Bizancio, y su deseo lo llevó a luchar en muchas guerras con este Imperio. Constantinopla estuvo a su merced pero tomó la ciudad, porque su afán era llegar a ser el zar de Bulgaria. En su reinado se consiguió gran apogeo cultural, llegando a ser centro espiritual y literario de la Europa eslava. Importantes trabajos y creaciones de escritores de la cultura eslava, tuvieron cita en las fronteras búlgaras. Fue un gran difusor de esta literatura, siguiendo la iniciada de su padre Boris. Llegó a convertir a Preslav en una auténtica capital, con veinte iglesias y varios monasterios, además del lujoso palacio real. Un periodo de gran plenitud también para el arte, que marcó un estilo propio. Consiguió su objetivo de introducir en la corte búlgara las raíces de la cultura bizantina, con una labor educativa traduciendo textos cristianos, como la Biblia. Obras literarias importantes también vieron la luz y su reinado testificó la producción de trabajos originales teológicos y seculares. Contribuyó al florecimiento literario, que se plasmó en la colección que aún se conserva de Zlatostruj y de Simeón I, en la que el zar escribió una adición.

800px-PRESLAV_04_12a

Edad de Oro
Los principios del siglo X, estuvieran marcados por el desarrollo económico y político, recordado como la Primera Edad de Oro de Bulgaria. Durante su reinado la capital búlgara fue Veliki Preslav, y antes de establecerse la paz con Bizancio se sucedieron importantes luchas y ataques, buscando la ampliación del territorio y hasta León VI, se vio obligado a conceder lugares en la moderna Macedonia. Mediante sus enviados al Califato logró una alianza contra los Bizantinos, pero sus hombres al regresar fueron capturados, evitándose la unión con los árabes. En el siglo X, Bulgaria controlaba lo que se conoce hoy como Rumanía y parte de Hungría oriental, también se extendió hasta Tesalónica y Epiro. Se consolidó un estado serbio, gracias a la unión con los Bizantinos. Los serbios quedaron bajo el poder del Zar Simeón I el Grande, después de varias invasiones búlgaras. En los años 894 y 896 obtuvo la derrota de los Bizantinos y de los Magiares, mediante la llamada “Guerra comercial”, pero fue en la batalla de Burgarófigo, cuando se consiguió el triunfo. El Zar rompió su pacto y Tomó Solun, saqueada por árabes, para devolverla a los bizantinos.

300px-Preslav-Vhod

Con la muerte del emperador Alejando, el Zar Simeón I, no dudó en invadir la Tracia Bizantina en el año 913. Ante su proclamación como Emperador, dejo de lado la lucha. En los años siguientes desbarato los planes de sus enemigos y se enfrentó en la mayor lucha de la Edad Media con su ejército. En la Anquialo, los Bizantinos fueron vencidos y perdieron 70.000 soldados, y las fuerzas búlgaras avanzaron, derrotando lo que quedaba del ejército en Katasyrtai. Se apropiaron de toda la península balcánica, excepto el Peloponeso y Constantinopla. El Zar Simeón I, invadió Croacia en 926 pero fue derrotado por el rey Tomislav, quien por temor a las represalias de los búlgaros, hizo la paz. El Emperador meses antes de su fallecimiento, se preparaba para otra lucha contra Constantinopla, pero la muerte lo sorprendió en Preslav con un paro cardíaco en 927. Con su muerte esta época concluyó y se produjo el dominio bizantino por casi 150 años.

SimeonTheGreatAntonoff

Su hijo Pedro I de Bulgaria lo sucedió, fruto de su segundo matrimonio. Es considerado una figura relevante en la historia de este país, y fue votado en 2007 como uno de los más grandes búlgaros que existió.

Armería-del-kremlin-3