Lovecraft. Lo onírico y el terror cósmico.

El veinte de agosto de 1890 nació en Providence (Rhode Island) el escritor de terror Howard Phillips Lovecraft. Con él el relato materialista de terror llegó a su cima. Se le puede considerar como el punto de inflexión entre el viejo cuento de miedo y la ciencia ficción moderna. Muchos han sido los que se han sumergido en su universo plagado de monstruos, mutantes y horrores de Lovecraft. Los mitos de Cthulhu, las montañas de la locura y otros muchos relatos muestran una imaginación exorbitada, capaz de crear una mitología completa.

HP-Lovecraft

Lovecraft fue criado por una madre neurótica, que debido a la ausencia de su esposo volcó en su hijo todos sus anhelos insatisfechos. Su padre era un viajante juerguista y mujeriego, que contrastó con el puritanismo de su mujer. Cuando Lovecraft tenía tres años fue ingresado en un hospital psiquiátrico donde murió de sífilis cerebral cinco años después.

Su madre le educó en el odio a su padre y a todos los hombres. La gente era mala y estúpida. Le apartó del mundo excusándose en su estado de salud y en su fealdad. Al joven Lovecraft no se le permitió jugar con otros niños. A ello se unión que durante los primeros años de su vida su madre le vistió como a una niña. Todo esto provocó que fuera un niño acomplejado y asustadizo, ligado a su madre de forma enfermiza. Ésta además le inculcó un orgullo por su linaje. Le decía que él era de pura estirpe británica y no debía mezclase con aquel país de barbaros y mestizos.

OIR_resizeraspx2_zps4d1e0635

Ante el enrarecido mundo de su madre y sus amigas Lovecraft se refugió en la fantasía. A la edad de cuatro años ya se encerraba en la biblioteca d su abuelo materno para evadirse de ese claustrófico ambiente. Con seis años, a pesar de considerarse ateo, se dedicó a leer libros sobre religiones antiguas, construía altares e inventaba ritos.

De la unión de esta imaginación con las angustias y miedos que le inculcaba su madre nació es mundo fantástico y terrorífico. Siendo niño ya sufría auténticas pesadillas, que le despertaban en mitad de la noche bañado en sudor. La escritura de cuentos de terror le sirvió para conjurar esos miedos. Lovecraft descubrió el poder terapéutico de los relatos, que ya practicaban los sacerdotes y chamanes de esas antiguas religiones que él leía.

porEJL4

Sin embargo, en su adolescencia dejo de lado los libros sobre magia y religión y se dedicó a los filósofos materialistas del siglo xviii. Idealizó aquel siglo cuando América aún pertenecía a la corona británica, la ilustración y el racionalismo estaban en pleno apogeo y se veía alborear la literatura de terror. Las enseñanzas de su madre hicieron que Lovecraft se sintiera fuera de lugar en su siglo, soñaba con épocas pasadas y con Inglaterra.

Tuvo una vida oscura y amarga. Quería encontrar la perfección para el hombre y para la sociedad, pero la ideología heredara de su madre no se lo permitía. El mundo era un lugar malvado llenos de malas personas.

Imagen14

Ese pesimismo unido a sus propios complejos le convirtió en una persona solitaria. Vivía de noche donde podía escapar de la presión social y sentirse libre. Era el reino de los sueños, en donde, como Randolph Carter, uno de sus personajes más celebres, podía reinar. Los sueños le aportaban el material para sus relatos, exorcizando con ellos sus propios monstruos y hallando un poco de placer en su triste vida.

A los veintiséis años se atrevió a publicar alguno de estos escritos. Pero fue después de la muerte de su madre cuando, obligado por la falta de dinero, se dedicó de lleno a su carrera literaria. Este trabajo, que le permitió sobrevivir, le abrió también al contacto social. Sus cuentos despertaron el interés de algunos lectores, que le escribieron. De esta forma halló una manera de relacionarse con el mundo. En sus cartas Lovecraft era una persona alegre y entusiasta. Gracias a ello podía ocultar su figura tras el papel. Además consideraba que el género epistolar pertenecía al pasado, ya que su máximo desarrollo fue en el siglo xviii.

con William J Dowdell de Enciclopedia Lovecraft

Esta correspondencia no sólo le sirvió como un punto de contacto con los demás, sino también jugó un rol importante en su forma de escribir. Pasó del estilo onírico de sus primeros relatos a uno más realistas, donde recurrió a hipótesis científicas. En realidad, gracias a la correspondencia con sus amigos Lovecraft se sintió admirado y querido por vez primera fuera de casa y le obligó a revisar sus propias ideas. Salió de casa e incluso viajó.

En esta época conoció a Sonia Greene, una mujer fuerte, bella y diez años mayor que él. Quizás una representación de su madre perdida. Con ella Lovecraft podía ser otra vez un niño asustado. Se casó con Sonia, pero el matrimonio no duro mucho. Tras la separación Lovecraft se sintió hundido, regresó al ostracismo. La escritura fue su única vía de comunicación. Murió de cáncer intestinal en el hospital de Providence el 15 de marzo de 1937.

1921-h-small

Lovecraft ha sido uno de los mayores referentes de la literatura de terror. Sus relatos son conocidos mundialmente y tienen un incondicional grupo de seguidores. Llevó una vida triste y amargada, llena de miedos y odios, pero creó para sí y para los demás un mundo plagado de dioses y monstruos, abrió los abismos del terror hasta más allá, hasta el espacio perdido y dimensiones ocultas. Racista y misántropo, construyó todo un universo, que conquistó la fama, cuando él ya había muerto.

¿Quién no se ha perdido en el mundo onírico de Randolph Carter? ¿O se ha espantado con los horrores que esconde Arkham? ¿O ha soñado con sumergirse en las profundidades del océano en busca de Cthulhu? Lovecraft vivió gracias a sus sueños, a su relatos, que dejó tras de sí para otras almas oscuras y poéticas como la suya. Al fin de cuentas todos llevamos con nosotros nuestra propia sombra y nuestros propios monstruos.

Abigaillarson-deviantart

Bibliografía:

Llopis, Raphael, (2013), Historia natural de los cuentos de miedo, Madrid, ed. Fuentetaja.

Lovecraft, HP y otros, (1980), Los mitos de Cthulhu, Madrid, ed. Alianza.

Lovecraft, HP, (2003), Viajes al otro mundo. Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter, Madrid, ed. Alianza.

Lovecraft, HP y Derleth, A, (2005), la habitación cerrada y otros cuentos de terror, Madrid, ed. Alianza.

Lovecraft, HP, (2006), En las montañas de la locura, Madrid, ed. Alianza.

Varios autores, (2005), En los umbrales del terror, Madrid, ed. Jaguar.

Opina

*